«Animarse a intentarlo» tiene a María José Obando a punto de iniciar una aventura en el sur del continente

De sus 19 años de edad vivió 16 en su natal San Juan Sur de Turrialba, tres en residencias universitarias y ahora se prepara para vivir un semestre en Chile gracias a un programa de becas de la Universidad de Costa Rica.

María José Obando Meneses cursa el tercer año de Trabajo Social y el primero de Enseñanza del Inglés, ambas gracias a la beca socioeconómica 5 que le otorgó la UCR.

Precisamente las residencias es uno de los beneficios de la beca socioeconómica, así como alimentación, optometría, odontología y la exoneración de la matrícula. Para María José esta experiencia ha sido más que gratificante y agradece siempre poder vivir «la u» desde ahí.

«En ‘resi’ me abrieron las puertas como dándome un abrazo cálido, porque yo no estaba acostumbrada a vivir en San José y menos lejos de mi familia. No conocía a nadie, no tenía familiares que vivieran cerca de la ‘U’ y en ‘resi’ me recibieron”, dijo María José.

“Lo mejor para mí de ‘resi’, es la oportunidad de poder crear lazos muy fuertes con personas, que pueden ser de zonas totalmente opuestas a la suya. Mi amigas más cercanas son de San Vito, otra de Pérez y otra de Paso Canoas. Es chivísima’’, expresó.

¿Quién es María José?

Decidió estudiar Trabajo Social porque sentía que su misión era ayudar a las personas, aunque luego se dio cuenta que la profesión engloba mucho más que ayudar, relata que sigue siendo su motivación.

De igual forma, la aspiración de tener un impacto en los jóvenes -población con la que dice hacer ‘click’- la llevó a elegir Enseñanza del Inglés como segunda carrera.

En su tiempo libre María José disfruta de hablar y pasar tiempo con su familia y amigos, leer y escribir, además de hacer teatro, dice encantarle las mariposas en el estómago que siente en cada ensayo y en cada escena.

Se considera una persona empática, sociable, auténtica, transparente, con personalidad y sentimientos fuertes y con la complicidad de una sonrisa dice ser un poco escandalosa y que disfruta hacer reir a las personas.

Todo esto la animó a aplicar por una de las becas que la Oficina de Asuntos Internacionales otorgaba a estudiantes con beca 5 y un buen desempeño académico.

Cuenta que en setiembre vio un comunicado de la Oficina de Asuntos Estudiantiles y decidió aplicar, junto con más de cien personas, de las cuales alrededor de 80 cumplían con los requisitos del concurso y luego el filtro dejó a las 15 personas favorecidas, entre las que estaba ella.

La beca otorgada le permite escoger la universidad de su preferencia y ella escogió la Universidad de Concepción en Chile. Además le cubre los gastos de transporte aéreo, hospedaje, vida estudiantil, académica y gastos personales.

“Cuando me dijeron que tenía la beca, no podía dejar de pensar en lo feliz que se iba a poner mi familia cuando les contara y demasiadas cosas más. No puedo explicarle las miles de sensaciones que he experimentado todo este tiempo. Desde ya ha sido una experiencia demasiado chiva”, indicó la estudiante de Trabajo Social y Enseñanza del Inglés, quien ahora tendrá la oportunidad de estudiar el primer semestre del 2020 en el sur del continente.

“En especial me pongo muy feliz porque hayan personas de Sedes y Recintos, me parece genial que sea totalmente inclusivo y que entre todas y todos representemos a la UCR, que significa un orgullo enorme”, añadió.

María José ahora espera aprender de este proceso, de las personas que conozca y poder enseñarles algo también.

“La UCR es esperanza”

María José dice estar fascinada con la oportunidad de estudiar en una universidad como la Universidad de Costa Rica, por lo que agradece enormemente el auspicio de la beca socioeconómica.

Dice además valorar mucho la formación humanista que recibe de este centro de enseñanza.

“El poder aprender desde una formación humanista, que se preocupa por el bienestar no solo individual o propio, sino también el colectivo. La UCR me ha dado tanto a mí, a mi familia y a muchas personas más, desde diversas formas”, confiesa la turrialbeña, quien además cuenta que su hermano y sus dos hermanas también recibieron ayuda del Sistema de Becas.

“Esos lazos que la U tiene con toda la sociedad costarricense desde diferentes ramas y formas, hace que no solo sea una institución que forma profesionales, sino una institución que forma profesionales para el pueblo y que siempre tiene esto claro”, añadió con una sonrisa en su rostro.

María José finalizó confesando cuál es el significado que la UCR tiene para ella y parte de sus anhelos en el futuro. “La UCR significa esperanza. La esperanza de que algún día podré convertirme en una profesional que haga su trabajo de la mejor forma, y que con eso pueda devolverle a la U y a la sociedad costarricense todo lo que me han dado”, concluyó la futura profesional en Trabajo Social y Enseñanza del Inglés, quien se prepara para vivir una experiencia más en su aventura, en una universidad situada a 5.325 kilómetros de la que ha sido su casa en las últimos tres vueltas al calendario.

María José Obando.

Foto cortesía de su perfil de Facebook.

Rodrigo Madrigal Rojas

rodrigo.madrigalrojas@ucr.ac.cr

Traducir
Ir al contenido