Llegar al directorio de la FEUCR: un sueño hecho realidad

Mar 24, 2020

“Bombeta”, es un costarriqueñismo utilizado para llamar a las personas extrovertidas que participan en cuanta actividad pueden. Así se reconoce Rodrigo Barboza, quien ha llevado una trayectoria universitaria llena de participación política.

Su viaje inició en la Sede del Pacífico, donde perteneció al Programa de Liderazgo de la Vicerrectoría Acción Social. Dos años le bastaron para aprender a cómo desarrollar la inteligencia emocional, que fue útil durante mi vida universitaria y ahora en su ambiente laboral.

“Lo que más me marcó por mi paso en la universidad fue el estar como representante en el movimiento estudiantil y política universitaria”, comentó.

En su primer año de U, un partido político de la Sede del Puerto lo contactó para que fuera Representante ante el Consejo Superior Estudiantil (CSE). Al darse las votaciones quedó electo como representante.

En su segundo año, formó parte de la papeleta como tesorero para la Asociación de Estudiantes. Una de sus mayores luchas como representante fue la regionalización. “Es una lucha que nunca termina y desde diferentes espacios del movimiento estudiantil se busca lo mejor para las sedes regionales”, afirmó el porteño.

Ya para su tercer año, estaba también matriculado en la Sede Rodrigo Facio y fue electo nuevamente como representante ante el CSE pero esta vez por la Asociación de Aduanas de la Sede Central.

Quedó electo como Vicepresidente de la FEUCR por parte del Partido Progre en su quinto año universitario.

“El poder llegar al directorio de la FEUCR fue un sueño hecho realidad. Poder formar parte del directorio del órgano de representación más grande del movimiento estudiantil son palabras mayores y también lo que se puede lograr desde ahí para poder ayudar la población estudiantil es increíble”, dijo Rodrigo.

 

Un proceso electoral agotador

Crear todo el plan de gobierno, reunirse todos los días, estar haciendo viajes a todas las sedes y recintos y además ir a una segunda ronda de votaciones dos semanas después le confirmó a Rodrigo Barboza lo cansado y largo que puede ser un proceso democrático.

“Recuerdo estar madrugando para ir a la sede de Puntarenas y San Ramón a pasar por aulas, a jalar votos y convencer a las personas”, afirmó.

Le agradece mucho a la sede del Pacífico porque lograron ganar la Sede con la mayoría de votos. Sin embargo, notó que el abstencionismo en las urnas universitarias es cada vez es mayor, y que el estudiantado no aprovecha esos espacios existentes para poder generar un cambio que nos impacta a la comunidad.

“Me llevo un gran recuerdo y una de las mejores experiencias que tuve en la política universitaria. Sin duda, a pesar de lo agotador que es, se lo recomiendo a cualquiera”, añadió el becado.

#SERUCR

A pesar de ser de Quepos, este profesional no conocía Puntarenas centro. Conoció hasta el día que tuvo que ir a hacer los trámites de beca.

“Mi mamá no me podía acompañar y ya me “tocaba crecer”. Me monté en el bus con los papeles y mucha ilusión de que me dieran la beca para poder estudiar lo que tanto quería”, relata.

Al contar con beca socioeconómica 5, pasó por todos los beneficios. Primero, contó con reubicación geográfica. En un verano usó la categoría de transporte.  Luego en el puerto se abrió una opotunidad de residencia y seguía en lista entonces me la otorgaron.

“Estuve hasta mi tercer año en residencias. Amaba vivir en residencias. Vivir frente a la U, tener todas las comodidades que necesitaba y además tranquilidad para estudiar. Luego tuve beca de excelencia académica por lo que me depositaban un monto mayor. Y al pasarme a San José usé reubicación, expresó el egresado.

Graduarse de la UCR fue otro sueño cumplido. Es el primer graduado de una universidad en mi familia. Durante el colegio, sentía que era una meta casi imposible para mí. Según Rodrigo, ser UCR, le ayudó a ser una persona más crítica y consciente.

“Somos tres hijos y el salario de mi padre no era suficiente como para poder pensar en estudios universitarios”, confiesa.

 

Actualidad

Barboza es ahora parte del departamento de comercio exterior e importaciones de Amazon. Fue contratado para el mercado de Brasil, pero también brinda servicios para Estados Unidos, México, Canadá y Europa.

Este año comenzó a estudiar francés para obtener su cuarto idioma. Desea ganar mucha experiencia laboral para dentro de unos años poder estudiar una maestría.

“Me gustaría también sacar la licenciatura en docencia. Pues, uno de mis sueños es poder trabajar como profesor en la UCR y ayudar en la formación de nuevos profesionales”, puntualizó.

 

Rodrigo Barboza, con trayectoria universitaria llena de participación política.

Foto cortesía para la OBAS

Rodrigo Rojas Madrigal

rodrigo.madrigalrojas@ucr.ac.cr

Traducir
Ir al contenido