“Gracias a la beca puedo soñar con un futuro”

Ana Lucía Calderón: “Gracias a la beca puedo soñar con un futuro”

Universidad le prestó tablet para recibir clases virtuales

“En mi familia tuvimos grandes golpes debido a que perdimos la casa en la que crecí, lo cual fue muy difícil para todos, me quedé un año en el cole y me cambié de colegio”.

Antes de entrar a la universidad, Ana Lucía Calderón, de 19 años, muchas veces se desanimó y pensó en dejar definitivamente los estudios y empezar a trabajar. Hoy agradece el esfuerzo que sus padres hicieron para que continuara en el colegio y actualmente curse dos carreras universitarias.

Cuenta que la casa en la que creció, tenía una hipoteca, se ubicaba en un vecindario conflictivo. Con el fin de protegerla a ella y su hermano de 12 años, sus padres decidieron vender la casa, pero debido al embargo, su ganancia fue muy poca.

Sin embargo, la familia tuvo que buscar un nuevo lugar para vivir, así que se mudaron a la casa de una abuela de Ana Lucía, donde acondicionaron un espacio dentro de la propiedad.

Ana Lucía explicó que el nuevo espacio en el que vive ahora en Dulce Nombre de Cartago, es más reducido y tiene limitaciones, pero que la sensación de seguridad es mucho mayor.

La cartaginesa entró este año 2020 a estudiar Ciencias Políticas en la Universidad de Costa Rica, al tiempo que estudia Enseñanza de la Matemática en otra universidad estatal.

Ayuda en tiempo de clases virtuales

La estudiante de ciencias políticas cuenta que en un inicio se le complicó recibir clases virtuales, pues no tenía los medios necesarios. Sin embargo, dice que sus profesores fueron  muy comprensivos con su situación.

Por esta razón agradece en gran medida la tableta electrónica que le prestó la Vicerrectoría de Vida Estudiantil, la cual le fue entregada el 11 de mayo y debe devolver el 31 de julio al finalizar el ciclo lectivo, con la posibilidad de extender el préstamo.

Dice que organizarse en su primer semestre universitario con dos carreras y de modo virtual fue todo un reto, pero que ha logrado acomodarse. En la Universidad de Costa Rica matriculó tres cursos, que equivalen a 12 créditos y estos a 36 horas de dedicación semanales.

Ana Lucía cuenta con la beca socioeconómica 5, la cual exonera del pago de la matrícula y además le brinda beneficios como transporte y alimentación. Describe que, a pesar de que no es el fin óptimo de la beca, ha funcionado para comprar comida para su familia, pues debido a la pandemia que atraviesa el país y el mundo, el trabajo informal que significaba su sustento se ha visto considerablemente afectado.

Por qué escogió Ciencias Políticas

La elección de la carrera representó para Ana Lucía la oportunidad de aprovechar lo que considera una de las vivencias que más atesora.

Crecí en un ambiente bastante bonito, en el que mi abuelo siempre me contó lo que pasó en sus años y lo difícil que era todo cuando él era niño, cómo afrontaron la guerra del 48 siendo ellos de la Zona de los Santos y el amor que él le tiene a la política a pesar de nunca haber podido entrar en ella”.

“Además de eso mi papá siempre me enseñó a ser una persona crítica. Desde pequeña me interesó la historia y siempre opinaba con mi abuelo y mi papá sobre lo que pasaba en el país”, prosiguió.

Ana Lucía también agradece el impulso que su familia le dio para no perder el ánimo por seguir adelante.

“Mi mamá no queda atrás ella siempre me ha apoyado y fue quien me levantó muchas veces cuando estuve a punto de rendirme, ellos y mi hermano menor han sido mi fuerza estos años”, confesó la cartaginesa.

Después de haber tomado la decisión de seguir con sus estudios, dice que su motivación está en aportar su “granito de arena” para que Costa Rica se un lugar mejor.

También cree que es capaz de cumplir sus propósitos por más altos que parezcan, poniendo en práctica el afán por ganarse sus propias cosas, el esfuerzo y el esmero que su mamá y su familia le han inculcado.

Sobre estudiar en la Universidad de Costa Rica, la futura politóloga define como haber escogido el camino correcto, donde puede llegar a ser una excelente profesional. También expresa que le gusta mucho el campus Rodrigo Facio y que el día que obtenga su título sabrá que es porque está lo suficientemente capacitada para ejercer su profesión.

Finalmente, admira y agradece el apoyo de la Oficina de Becas y Atención Socioeconómica.

“Si no me hubieran otorgado la beca muy probablemente no hubiera podido estudiar y mi historia sería muy diferente, gracias a la beca yo puedo soñar con un futuro, creo que estaré siempre agradecida y admirada por el sistema de becas de la universidad y lo importante que es para estudiantes que están en situaciones como la mía”, manifestó.

 

 

Ana Lucía Calderón, estudia Ciencias Políticas

Foto cortesía

Rodrigo Madrigal Rojas

rodrigo.madrigalrojas@ucr.ac.cr

Traducir
Ir al contenido